Qué es el postformado?

El término "postformado" se utiliza para describir el proceso de plegado que se aplica a grados de laminados especialmente desarrollados que, si bien poseen todas las propiedades conocidas de los laminados de alta presión de calidad estándar, también se pueden moldear para formar curvas convexas o cóncavas cilíndricas simples.

What is Postforming 920x600

Las superficies curvas, que carecen de juntas visibles, suelen ser más estéticas que los bordes afilados en ángulos internos y externos, y eliminan las juntas en las que se puede acumular la suciedad y el agua.

El espesor juega un papel importante en el conformado. En general, los laminados finos se pueden formar con radios más estrechos que los laminados más gruesos; sin embargo, para un espesor determinado, los laminados de postformado ignífugos son menos deformables que los laminados de postformado sin FR.

A diferencia de algunos laminados postformados que tienen una vida útil, la conformabilidad de los laminados Formica® no se deteriora durante el almacenamiento de larga duración.

El proceso de postformado

Todos los procesos de postformado requieren que el laminado se caliente en la zona en la que se va a conformar. Se obtienen las mejores curvas (es decir, libres de tensión) cuando el laminado se calienta justo por debajo de la temperatura a la que formará burbujas (aproximadamente 190 ºC). Aunque el método de calentamiento puede variar, la temperatura de conformado se debe alcanzar con bastante rapidez.

A efectos prácticos, debe haber una zona de temperatura de conformado razonablemente amplia (es decir, entre la temperatura más baja a la que se conformará el laminado sin agrietarse, y la temperatura más alta que puede usarse de forma segura sin el riesgo de formación de burbujas). El rango de temperatura de conformado recomendado para los laminados postformados HGP y VGP de Formica es de 163 °C a 177 °C. El rango recomendado para el grado VFP de postformado ignífugo es de 170 °C a 180 °C. Los laminados blancos (de color claro) siempre se deben conformar en la temperatura más alta del rango.

Hay una variedad de procesos de postformado disponibles, desde plantillas baratas hechas en talleres hasta sofisticadas máquinas que procesan paneles en dos cantos a velocidades de hasta 15 metros por minuto.

Sin embargo, sea cual sea el proceso que se utilice, se debe controlar y supervisar meticulosamente el calentamiento del laminado durante todo el tiempo de trabajo. Las fluctuaciones en la temperatura ambiente, el voltaje del calentador o las velocidades de la máquina pueden alterar las condiciones críticas de calentamiento, lo que puede ocasionar grietas debido a la falta de calor o la formación de burbujas por un exceso de calor.

La aplicación de líquidos o ceras sensibles al calor en la zona a calentar es una forma muy efectiva de controlar la temperatura de conformado. Estos productos se derriten instantáneamente a la temperatura especificada y dan una indicación visible precisa cuando la superficie de laminado alcanza la temperatura requerida.

También se pueden usar termómetros de mano por infrarrojos, pero se debe asegurar de que el instrumento esté midiendo solo la temperatura de la superficie del laminado y no le influyen fuentes de calor o frío circundantes.

Estás utilizando un navegador no compatible y algunas características pueden no funcionar correctamente. Por favor, actualiza a un navegador más moderno, como Chrome, Edge, Firefox o Safari.